Saltar al contenido
Portada » Los 6+1 pasos imprescindibles para vender por internet

Los 6+1 pasos imprescindibles para vender por internet

    Pasos imprescindibles para vender por Internet

    Vender por internet no es tan fácil como te han hecho creer.

    No se trata de abrir un perfil en las redes sociales o de hacerse una web y ya está.

    Por eso, he decidido escribir este post en el que te cuento los pasos imprescindibles para conseguir vender por internet.

    Has decidido montar un negocio porque quieres ayudar a la máxima cantidad de personas. Pero las ventas no llegan y necesitas que tu proyecto sea rentable.

    Y, para ayudarte a lograrlo, he recogido los pasos que deberías seguir y te los cuento a continuación.

    ¡No te saltes ninguno!

    Cómo vender por internet

    Encuentra a tu cliente ideal

    Sí, ya lo sé. Esto te lo han dicho cientos de veces, pero es que es uno de los pilares centrales de la venta: el cliente.

    Y, el problema es que, a pesar de haber hecho todo lo que te dicen, sigues sin tener claro quien es.

    Conocer a tu cliente ideal va más allá de la edad, el sexo o dónde vive.

    Para comprenderle, necesitas adentrarte en sus deseos y miedos más profundos. Saber exactamente cómo se siente, y qué pinta tu producto o servicio en todo esto.

    Como sé que este paso es complejo, dentro de la membresía o si vienes a una asesoría conmigo, recibirás un formulario muy completo para descubrir a tu cliente ideal. 

    Si te interesa la plantilla “Conoce a tu cliente ideal”, escríbeme y te cuento cómo puedes recibirla.

    Define tus servicios y sus precios

    Piensa en eso que se te da muy bien, aquello que haces mejor que nadie que conozcas. Y ofréceselo al mundo.

    Puedes investigar un poco a tu competencia para ver los precios del mercado y fijar los tuyos propios.

    Imagina que te contacta un posible cliente. ¿Sabes el tiempo que lleva hacer una propuesta de 0?

    Aunque ofrezcas servicios o presupuestos personalizados, lo mejor para ti sería que tengas definidos tus servicios y borradores de propuestas listos con unos precios estándar.

    El típico «desde x euros».

    Además, lejos de lo que te hayan contado, poner tus precios en la web te ayudará a filtrar. De esta forma, solo quien tenga interés de verdad se pondrá en contacto contigo.

    Ojo: Cuando presentes un presupuesto, deja claro que es personalizado para que la persona sepa que estás adaptando tu trabajo a lo que necesita. Así, comprenderá que le estás ofreciendo algo único.

    Elige el tono de marca 

    ¿Verdad que cuando le explicas algo a una persona mayor, no lo haces de la misma forma que cuando hablas con un niño? 

    El tono de marca es su identidad, la forma de hablar que tiene tu negocio. Y tiene varios matices que te interesa conocer.

    Si el presidente de tu comunidad de vecinos y el presidente del Gobierno tuvieran la misma edad, ¿hablarías con cada uno de ellos de la misma manera?

    Estoy casi segura de que no.

    Porque son personas con gustos, personalidades y circunstancias diferentes. Y, por tanto, tu lenguaje debe ser acorde a lo que busca ese cliente ideal. 

    Recuerda que debes seguir el mismo tono es toda tu comunicación. 

    No vale que uses un tono informal en público, y en mensajes privados o emails empieces a usar un tono serio o técnico. Confundirás a ese posible cliente y no confiará en ti.

    Te dejo un truco: toma las palabras que utilizan tus clientes para referirse a tu producto o servicio. ¡Triunfo seguro!

    Decide cómo quieres que tu cliente te descubra

    Voy a ser sincera contigo, yo suelo recomendar a mis clientes que empiecen con las redes sociales, para ir creando una comunidad sólida y desde ahí lanzarte a vender.

    Pero también es cierto que hay más formas de llegar a esos posibles clientes igual de eficaces.

    Así que fíjate unos objetivos y decide cómo harás llegar tu mensaje a esos posibles clientes.

    Si lo más sencillo para ti son las redes sociales, decide en cuáles estarás y qué les ofrecerás desde all.

    Para crear tu contenido, básate en lo que le gusta a tu cliente ideal, pero que tampoco te quite mucho tiempo hacerlo. Ten en cuenta que tendrás que publicar contenido de forma constante al mismo tiempo que trabajas con tus clientes.

    No me cansaré de decirlo: no somos creadores de contenido, somos dueños de un negocio.

    Cuida la atención al público

    Imagínate que el escaparate de una tienda es estupendo y tienen algo que te gusta. Y resulta que, cuando entras, la persona que está atendiendo te contesta mal, o no te contesta.

    ¿Te comprarías igualmente eso que has visto, o te lo plantearías?

    Pues en internet es igual. Si no hay forma humana de ponerse en contacto contigo, si las descripciones no son claras o el proceso de devolución es engorroso, estás perdiendo ventas.

    Por eso, te recomiendo que tengas todo muy bien atado: procesos de atención al cliente, devoluciones, seguimiento, resolución de dudas, sugerencias, asesoramiento…

    Hay personas que necesitan que las preguntas las resuelva una persona, no quieren respuestas automáticas ni buscar la información que necesitan en la web. Y hay otras que leerán las preguntas frecuentes de tu web, les quedará claro lo que ofreces y comprarán sin más.

    Deberías poder atender a todos los tipos de clientes.

    Presupuestos y procesos de cierre

    Como todo lo que rodea a tu emprendimiento, el presupuesto tiene que estar hecho para tu cliente. Necesita que le convenzas de que tú eres su mejor opción.

    Al hacer un presupuesto, te recomiendo incluir:

    • Cómo puede pedirte información.
    • Qué necesita esa persona para poder trabajar contigo: los documentos necesarios, plazos de entrega…

    Debes tener todo el proceso claro y que el cliente pueda acceder a esa información de manera sencilla.

    Esto puede inclinar la balanza a tu favor si el cliente está estudiando varios presupuestos.

    EXTRA: Motivación y crecimiento.

    Hay un motivo por el que haces lo que haces, y la primera persona que debería tenerlo claro eres tú. 

    Escribe tu por qué, tu misión, y tu para qué y cuéntalo. Las personas conectamos con otras personas por sus valores, creencias o costumbres.

    Comparte tus logros y objetivos con tus clientes y posibles clientes.

    Hay personas que agradecen saber que quieres convertirte en un referente en tu sector, y otros que prefieren que disfrutes siendo un discreto negocio local.

    Y de esto va vender por internet, de que te escojan a ti porque eres quien encaja con su forma de ver la vida.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.